CUENTOS DE FUTBOL VALDANO PDF

Jugaba de ocho y me fue muy mal porque siempre fui un "pata dura" terrible. La pelota y yo nunca pudimos entendernos, fue un caso de amor no correspondido. Entraron resignados a perder, temblando de miedo y de hambre, pero no pudieron aguantarse las ganas de ser dignos. De los vascos, apenas uno. El Real Madrid andaba por todas partes y siempre dejaba a la gente con la boca abierta.

Author:Taujora JoJohn
Country:Thailand
Language:English (Spanish)
Genre:Business
Published (Last):25 February 2016
Pages:216
PDF File Size:9.90 Mb
ePub File Size:1.43 Mb
ISBN:877-9-30583-822-3
Downloads:48122
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Mutaxe



Jugaba de ocho y me fue muy mal porque siempre fui un "pata dura" terrible. La pelota y yo nunca pudimos entendernos, fue un caso de amor no correspondido.

Entraron resignados a perder, temblando de miedo y de hambre, pero no pudieron aguantarse las ganas de ser dignos. De los vascos, apenas uno. El Real Madrid andaba por todas partes y siempre dejaba a la gente con la boca abierta. Czibor, mientras tanto, sacaba chispas de los zapatos. Haga la prueba. No hay nada menos mudo que las gradas sin nadie. En la Bombonera de Buenos Aires, trepidan tambores de hace medio siglo.

El hinchaUna vez por semana, el hincha huye de su casa y asiste al estadio. Mientras dura la misa pagana, el hincha es muchos. Y entonces el sol se va y el hincha se va. Nunca viene solo. En estado de epilepsia mira el partido, pero no lo ve. Lo suyo es la tribuna. El Bien no es violento, pero el Mal lo obliga.

El enemigo, siempre culpable, merece que le retuerzan el pescuezo. El jugadorCorre, jadeando, por la orilla. A un lado lo esperan los cielos de la gloria; al otro, los abismos de la ruina. Ni aunque le aten las manos al arquero. Video para descargar - Eduardo Galeano analiza la contingencia mundialEl escritor uruguayo estuvo en el encuentro literario Carovane en Piacenza Italia.

Visita el sito: www. Es un solo. Sin moverse de la meta aguarda a solas, entre los tres palos, su fusilamiento. Primero en pagar. El portero siempre tiene la culpa. Y si no la tiene, paga lo mismo.

La multitud no perdona al arquero. Como el orgasmo, el gol es cada vez menos frecuente en la vida moderna. Hace medio siglo, era raro que un partido terminara sin goles: 0 a 0, dos bocas abiertas, dos bostezos. El entusiasmo que se desata cada vez que la bala blanca sacude la red puede parecer misterio o locura, pero hay que tener en cuenta que el milagro se da poco. El gol, aunque sea un golecito, resulta siempre gooooooooooooooooooooooool en la garganta de los relatores de radio, un do de pecho capaz de dejar a Caruso mudo para siempre, y la multitud delira y el estadio se olvida de que es de cemento y se desprende de la tierra y se va al aire.

Nace en cuna de paja y choza de lata y viene al mundo abrazado a una pelota. Desde que aprende a caminar, sabe jugar. La pelota lo busca, lo reconoce, lo necesita.

En el pecho de su pie, ella descansa y se hamaca. Y a veces, cuando se rompe, la gente le devora los pedazos. Los periodistas lo acribillan en la conferencia de prensa, cuando el encuentro termina. Y el Domingo que viene lo invita a morirse. Su trabajo consiste en hacerse odiar. Ahora disimula con colores. Como el tango, el futbol crecio desde los suburbios Lindo viaje habia hecho el futbol: habia sido organizado en los colegios y universidades inglesas, y en America del Sur alegraba la vida de gente que nunca habia pisado una escuela.

En las canchas de Buenos Aires y de Montevideo, nacia un estilo. Una manera propia de jugar al futbol iba abriendose paso, mientras una manera propia de bailar se afirmaba en los patios milongueros. Los bailarines dibujaban filigranas, floreandose en una sola baldoza, y los futbolistas inventaban su lenguaje en el minusculo espacio donde la pelota no era pateada sino retenida y poseida, como si los pies fueran manos trenzando el cuero.

Y en los pies de los primeros virtuosos criollos, nacio el toque: la pelota tocada como si fuera guitarra, fuente de musica. Simultaneamente, el futbol se tropicalizaba en Rio de Janeiro y San Pablo. Eran los pobres quienes lo enriquecian, mientras lo expropiaban. Este deporte extranjero se hacia brasileno a medida que dejaba de ser el privilegio de unos pocos jovenes acomodados, que lo jugaban copiando, y era fecundado por la energia creadora del pueblo que lo descubria.

Y asi nacia el futbol mas hermoso del mundo, hecho de quiebres de cintura, ondulaciones de cuerpo y vuelos de piernas que venian de la capoeira, danza guerrera de los esclavos negros, y de los bailongos alegres de los arrabales de las grandes ciudades. No, no y no. Doce naciones llegaron al puerto de Montevideo. El estadio era un mar de sombreros de paja.

Uruguay iba a disputar esa final contra Argentina. Canavessi decidio quedarse en el hotel y se bajo del autobus que llevaba a los jugadores al estadio. Todas las veces que el habia enfrentado a los argentinos, la seleccion uruguaya habia perdido, y en la ultima ocasion el habia tenido la mala pata de hacerse un gol en contra. En el partido de Amsterdam, sin Canavessi, Uruguay gano. El dia anterior, Carlos Gardel habia cantado para los jugadores argentinos en el hotel donde se hospedaban.

Para darles suerte, habia estrenado un tango llamado Dandy. Dos anos despues, se repitio la historia: Gardel volvio a cantar Dandy deseando exito a la seleccion argentina. Esa segunda vez fue en visperas de la final del Mundial del 30, que tambien gano Uruguay. El jugador checoslovaco Nejedly fue el goleador, con cinco tantos, seguido por Conen, de Alemania, y Schiavio, de Italia, con cuatro.

Se suicidaban los poetas argentinos Alfonsina Storni y Leopoldo Lugones. En las semifinales, los azzurri derrotaron al Brasil. Como en el 34, todos los arbitros eran europeos. Atilio estaba acostumbrado a los hachazos.

Le daban con todo, sus piernas eran un mapa de cicatrices. Bertrand Russell ganaba el Nobel. Por primera vez, Inglaterra se hizo presente en el campeonato mundial. Brasil era una fija, la final era una fiesta.

El tercer puesto fue para Suecia. Y cuando quisieron fotografiarlo, se puso de espaldas. Jonas Salk preparaba la vacuna contra la poliomelitis. La final fue contra Alemania. Austria obtuvo el tercer lugar. Uruguay, el cuarto. Participaron del torneo doce equipos europeos, cuatro americanos y ninguno de otras latitudes.

Entonces, cinco suplentes se hicieron titulares. En el Mundial del 58 fue el mejor de su puesto. En el Mundial del 62, el mejor jugador del campeonato. Un perdedor con buena suerte.

Y la buena suerte no dura. Otros militares volteaban a N? Krumah, presidente de Guinea y profeta de la unidad africana, mientras sus colegas de Argentina desalojaban al presidente Illia por golpe de Estado. Por primera vez en la historia, una mujer, Indira Gandhi, gobernaba la India. Los estudiantes echaban abajo a la dictadura militar del Ecuador. Inglaterra se impuso 4 a 2. Sin embargo, Eusebio, el artillero africano de Portugal, pudo atravesar nueve veces esas impenetrables murallas en las retaguardias rivales.

Una vez, detuvo una guerra: Nigeria y Biafra hicieron una tregua para verlo jugar. Pero quienes tuvimos la suerte de verlo jugar, hemos recibido ofrendas de rara belleza: momentos esos tan dignos de inmortalidad que nos permiten creer que la inmortalidad existe. Cien mil personas lo obligaron, gritando su nombre. A solas, esperaban. Participaron nueve equipos europeos, cinco americanos, Israel y Marruecos. Cuatro campeones del mundo, Brasil, Italia, Alemania y Uruguay, disputaron las semifinales.

Una copia ocupa su lugar en las vitrinas. Gol de MaradonaFue en Nunca vamos a jugar por plata.

EMPLOYEE RELATIONS WYNTER DANIELS PDF

Jacobo y el fútbol

Books by Jorge Valdano. Home Contact Us Help Free delivery worldwide. Aron Leon rated it it was amazing Oct 28, We use cookies to give you the best possible experience. Everyday low prices and free. Morvius futol it really liked it Mar 16, Futboo Andres rated it it was amazing Aug 24, Just a moment while we sign you in to your Goodreads account.

ERWIN KREYSZIG ENGINEERING MATHEMATICS PDF

Cuentos de fútbol

.

BRICE WASSY RHYTHMS CAMEROON PDF

Cuentos de fútbol

.

Related Articles