COMO DEFENDERSE DE LOS ATAQUES VERBALES BARBARA BERCKHAN PDF

La autodefensa comienza siempre con una declaracin de independencia: no permito que mi estado de nimo dependa de los dems. Cada vez que nuestro humor y nuestros sentimientos dependen del trato que nos dan los otros, nos encontramos atrapados como peces en el anzuelo. En el momento en que alguien tira del hilo, empezamos a agitarnos. Hasta que 10 consigamos mantener la calma y la cabeza fra, no seremos rapaces de defendernos eficazmente. La fuerza interior reside in la habilidad de no dejarnos enredar con las rarezas de los dems. No importa cmo nos tratan, somos nosotros los que decidimos cmo lo tomamos.

Author:Garamar JoJor
Country:Sri Lanka
Language:English (Spanish)
Genre:Photos
Published (Last):23 March 2006
Pages:177
PDF File Size:3.38 Mb
ePub File Size:9.26 Mb
ISBN:189-2-84811-377-1
Downloads:36356
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Bajar



Es natural que nos defendamos ante las agresiones. Ojo por ojo, diente por diente. Al final, todos salen perdiendo. No encuentran la res- puesta adecuada hasta que ya ha pasado todo y, entonces, se llenan de ira y se sienten frustrados por haberse quedado con la palabra en la boca.

La respuesta puede estar en sus manos. El aikido sustituye fuerza por sensibilidad, brutalidad por elegan- cia". Este libro se estructura en cinco partes. La tercera parte ofrece una serie de respuestas formales y curiosas. En definitiva, nos contagiamos. El trato desconsiderado entre la gente se propaga como una epidemia de gripe. El culpable siempre es el otro.

Si se me trata de forma poco considerada, yo respondo de la misma manera. No obstante, en el fondo, este comportamiento significa que la otra persona pu- ede convertirme en cualquier momento en su sosia. Cualquiera es capaz de transmitirnos su mal humor, probablemente dando lugar a un problema en el momento en que pretendamos defender- nos contra las agresiones externas. Para lograr esto es importante distanciarse, procurar estar por encima de las circuns- tancias. Cada vez que nuestro humor y nuestros sentimientos de- penden del trato que nos dan los otros, nos encontramos atrapados como peces en el anzuelo.

En el momento en que alguien tira del hilo, empezamos a agitarnos. Para lograr esto es necesario aislarse interiormente. Este acorazamiento interior es el "escudo protector". Para poder protegerse es suficiente con un escudo mental. Asimismo, lo capacita para hablar con personas malintencionadas de manera tranquila y concentrada. El escudo protector. Se encuentra tranquilo y seguro en su propio espacio emocional y mental. Puede que afuera arrecie una tormenta. A usted, sin embargo, no lo perjudica.

El escudo protector lo puede ayudar a superar conversaciones Hablar sin perder el hilo Para Ricardo, el descubrimiento del escudo protector fue todo un descanso.

Se trastocaba totalmente. Algunos de sus interlocutores adopta- ban, desde una primer momento, una actitud de rechazo. Comenzaba a hablar atropelladamente, se equivocaba y, al fi- nal. Era capaz de hablar sin perder el hilo. Negociar tenaz y relajadamente Todos los profesionales, cuya labor consiste en tratar con personas poco corteses, necesitan una defensa antichoque. En los empleos en los que los insultos, las ofensas y los clientes irascibles forman parte de la rutina.

Consideraban el intento de regatear el precio por parte del supuesto comprador como una ofensa personal. Poner a prueba el escudo protector Puede poner a prueba su escudo protector.

No debe resultar muy agota- dor. De lo contrario. La defensa antichoque no es un arma agresiva contra el entorno, sino un blindaje seguro, pare- cido a un cristal antibalas. Es importante saber levantar y retirar el escudo con facilidad, como si abriera y cerrara una puerta.

No siempre es bueno mantener la puerta cerrada. Cuando nos mostremos abiertos y sensibles, aprenderemos a disfrutar. La forma en que nos comportamos puede convencer al otro de nuestra invulnerabilidad. Los agresores prefieren enfrentarse a personas que ignoran el poder que poseen.

La gen- te agresiva no suele buscar pelea, sino que quiere vencer sin involucrarse personalmente. Era el precio por ser amado. No hace falta presumir demasiado ni alardear. Basta con que nuestra autoridad nos envuelva como un aura. Le faltaba el contrapunto de la mujer amable. La otra, la autoritaria y agresiva, se encontraba atrofiada. Para poder enfrentarse a las burlas tuvo que emplear toda su autoridad.

Estaba decidida a pisar fuerte en la vida. Me hubiera gustado entrenarme. Escuche su voz interior, sobre todo si quiere autoafirmarse o imponerse. Solamente soy un auxiliar administrativo. Solamente… Si conoce las causas que lo llevan a situaciones de impotencia, tiene mucho ganado.

Si es consciente de los motivos que lo hacen perder la autoridad, puede combatirlos. La clave para po- der cambiar es tener conciencia de nuestras debilidades. Lo que socave su dig- nidad lo desautoriza. Hable con frases cortas y sencillas, sin muchos ador- nos ni justificaciones. Recuerde su solicitud una y otra vez. Las mejores respuestas se las lleva el viento si no se tiene autoridad. Sin embargo, si se irradia la fuerza suficiente, incluso un sencillo "hola" puede tener un efecto devastador.

Si esto ocurre, no es usted el que ha cometido una falla, sino el agresor. No tiene que hacerse reproches, sino cuidar de su bienestar. El efecto sorpresa agrava el ataque. No se nos ocurre nada ingenioso, a pesar de que pasen por nuestra cabeza toda clase de pensamientos.

Nuestro bienestar es lo principal. No importa lo que haya hecho nuestro adversario, lo primordial es que nos recuperemos enseguida. Inspire y espire lentamente. Reserve un espacio a su alrededor. Sin esto no puede pensar con claridad. Retroceda uno o dos pasos.

No pretenda lo imposible. Rebaje sus pretensiones. Por lo tanto, tiene tiempo. Procure pensar con calma. Confiemos en la curiosidad innata del agresor. Entonces funciona solo. Nuestra fuer- za se concentra en la musculatura, a fin de que estemos preparados para correr para salvar nuest- ra vida o combatir contra un tigre.

Pero sus contestaciones no suelen ser muy inteligentes. Desarrollar una autodefensa eficaz significa actuar de acuerdo con los propios intereses. Impresionar al agresor con nuestra respuesta es secundario. Para eso necesitamos la cabeza despejada. Suelo recomendar a mis alumnos que, al principio, no intenten responder a las burlas y se concentren en practicar las medidas de primeros auxilios.

Cualquier burla, cualquier comentario insolente, sirve para entrenarnos. Con las medidas de primeros auxilios, el escudo protector y la seguridad en nosotros estamos bien preparados para cualquier ataque. Ignorar al agresor.

ERGE NO EROSIVA PDF

como defenderse de los ataques verbales de barbara berckhan

.

ELECTRA DE SOFOCLES PDF

Como Defenderse de Los Ataques Verbales

.

FUJITSU FI-6110 SCAN TO PDF

CÓMO DEFENDERSE DE LOS ATAQUES VERBALES

.

GOLLIWOG CAKEWALK PDF

Como Defenderse De Los Ataques Verbales - Barbara Berckhan.pdf

.

Related Articles